Colectivo cultural transformará a la ex Piedra Feliz en la Casa de la Cultura de Valparaíso

07/10/2021
Comparte

El icónico centro de eventos y bar-restaurante Piedra Feliz, que cerró sus puertas en 2020 por los impactos económicos que causó la pandemia del Covid-19, albergará ahora a la Casa de la Cultura, una iniciativa impulsada por el colectivo cultural del mismo nombre, con la intención de transformarlo en un espacio donde las y los trabajadores de las culturas y las artes puedan desarrollar economía creativa.

Debido a la profunda crisis que vivió estos últimos 15 meses el sector cultural de la comuna porteña, en especial por las largas cuarentenas y el toque de queda, así como la reducción del presupuesto cultural en un 30% para 2021, obligó a la mayoría de los trabajadores y trabajadoras culturales a reinvertarse o incluso abandonar este rubro, dejando de ejercer sus oficios. Entre ellos se encuentran los locales nocturnos que funcionaban como centros de eventos, como la tradicional Piedra Feliz que por 25 años funcionó como corazón de la bohemia porteña, pero que anunció que se hará parte de este nuevo proyecto cultural, que implicará acondicionar el espacio.

El gestor cultural y coordinador del proyecto, Robinson Delgado, señaló que la iniciativa será “un espacio autogestionado, sin fines de lucro, que busca dar cabida a las actividades económicas creativas del mundo de la cultura de nuestra ciudad y también de otras ciudades del país”.

Así también lo reforzó Carla Allendes, quien también es parte de la coordinación general del proyecto, exponiendo que un grupo de artistas y gestores culturales se organizaron para que esto fuera posible.

Concejales de la comuna también asistieron al anuncio, entre ellos Thelmo Aguilar, presidente de la Comisión de Cultural del Concejo Municipal, aplaudió la iniciativa y manifestó su apoyo en la gestión de futuras iniciativas para ocupar el espacio.

Por su parte, el poeta y músico Claudio Lazcano puso el acento en lo importante que es fortalecer el cooperativismo y participación en el impulso de iniciativas culturales, “esperando que empiece pronto a funcionar”.

La Casa de la Cultura ocupará todo el primer piso del recinto, el cual considera tres salones interconectados pero independientes. Uno de ellos albergará una feria permanente de anticuarios y artesanía local, y un café, con entrada por la calle Blanco. Los otros dos, con acceso desde Errázuriz 1054, estarán destinados a espectáculos, milongas, talleres, clases y ensayos de baile, y reuniones, entre otras actividades que vayan surgiendo de la misma comunidad cultural de la Ciudad Puerto.