RVL modifica su programación en vivo

En línea con la política de la UV, la emisora privilegia el aislamiento social a través del trabajo remoto.

En línea con la política de la Universidad de Valparaíso de promover el aislamiento social a través del trabajo remoto debido al Covid-19, desde este lunes Radio Valentín Letelier, emisora de la casa de estudios, está transmitiendo en vivo su programa matinal “Café Negro” desde el hogar de cada uno de quienes son parte de este espacio radial.

“Café Negro” es un magazine radial que se transmite de 9 a 13 horas, en el que junto con una cuidada selección musical, su conductor y programador, Eduardo Drouillas, conversa con distintos panelistas e invitados, ahora todos por vía virtual, entre los que destacan especialistas de distintas disciplinas de la Universidad de Valparaíso.

A ello se suma, y en el marco de la nueva temporada de este programa, el reporte informativo que realiza en distintos momentos de la mañana la periodista Javiera Allendes, quien da cuenta de las principales novedades de la jornada en torno a las medidas que se adoptan en la Región y el país para hacer frente a la emergencia sanitaria.

El resto de los programas por ahora no se emitirán, por lo que en cada uno de los horarios Radio Valentín Letelier tendrá una parrilla musical ideal para acompañar a quienes están en sus domicilios y a quienes aún deben acudir a sus puestos de trabajo.

“Se trata de un esfuerzo técnico y humano que hemos concordado para proteger a nuestros funcionarios y funcionarias, asumiendo que de este modo también cada uno y cada una contribuye a disminuir los riesgos de nuevos contagios”, explica David Carrillo, director de Extensión y Comunicaciones de la UV y director responsable de RVL, quien destacó el esfuerzo Eduardo Drouillas, Javiera Allendes, Javier Moraga y Agustín Vásquez, quienes tienen a su cargo este programa.

Radio Valentín Letelier se puede escuchar a a través de sus señales 97.3 FM y 94 AM, y online en rvl.uv.cl.

Otra vez Valparaíso en la primera plana. Otra vez el dolor y la impotencia se ciernen sobre esta urbe, tantas veces citada, pero tantas veces también avasallada. Uno de los nuestros, Eduardo Lara, un trabajador, un personaje de esos que nos cruzamos a diario en el plan, pierde la vida en un acto irracional, fruto de la barbarie, y ante la confesa inhibición de los llamados a resguardar la seguridad de las personas. 

Es que así como resulta inexplicable que existan quienes entienden y justifican la violencia en democracia para alcanzar supuestos objetivos políticos, y para ello además oculten su rostro, no puede ser menos incomprensible que quienes están mandatados a evitar que ese tipo de actos se produzcan, se declaren inhibidos de cumplir con su mandato y de otorgar protección a una ciudad y su gente.

Hay que ser muy claros, no se trata de defender a quienes cometen actos de violencia, sino que de poner las cosas en su justa medida, y de no dejar pasar el grave mensaje que se esconde en la retórica de víctima que ha levantado Carabineros para confesar –pues así lo hizo su máxima autoridad con el aval de la propia Presidenta-, de que hubo una inhibición que permitió que aquellos que esconden su rostro para causar daños pudieran actuar con total impunidad por largos minutos, destruyendo un tradicional edificio porteño y con ello llevándose la vida de un trabajador .

Este es el debate que debemos abrir, pues así como no es posible aceptar que un grupo de desadaptados arrase una ciudad, tampoco lo es que nuestra policía se torne en un mero espectador de aquello. Y que además, se utilice como argumento que tal actitud se debe a los hechos ocurridos el año anterior, que casi le cuestan la vida a Rodrigo Avilés, el joven que según explicó la policía mientras aún estaba inconsciente, se había resbalado por la humedad del suelo y lo gastada que estaban sus zapatillas. 

Carabineros debe revisar sus protocolos para enfrentar las movilizaciones, pues no puede pasar del exceso a la inhibición. Debe haber un punto en que sea posible hacer frente a los desórdenes públicos sin caer en uno u otro extremo. Eso es lo que se espera en democracia. Asimismo, su alto mando no puede darse el lujo de dar explicaciones impropias sin la debida reflexión, que vistas en frío, no hacen más que dañar a una institución que la ciudadanía tanto valora.

Para contextualizar, los invitamos a leer la ley N° 18.961, orgánica constitucional de Carabineros de Chile

 

Conciertos

Más conciertos

Radio Valentín Letelier es la emisora de la Universidad de Valparaíso.
Av. Errázuriz 1108, Valparaíso
32 250 7657