Continuamos con la exploración del box set "Amor, Danzas y Músicas Festivas", editado por el sello belga Ricercar. En ésta oportunidad proseguimos con el séptimo y último cedé de la colección, titulado “Los maestros del organeto florentino”, grabado por la agrupación Millenarium en 1998.

Gracias a los trabajos pioneros realizados por los miembros del Studio der Frühen Music dirigidos por Thomas Binkley, por el Ensemble Sequentia con Barbara Thornton y Benjamin Bagby y por el Ensemble Organum bajo la conducción de Marcel Pérès, con su respectivas grabaciones hechas en las últimas décadas, hemos redescubierto no sólo las joyas de la música secular del Ars Antiqua y el Ars Nova, sino que también la belleza extrema de las liturgias medievales.

Ambos tipos de composiciones, están estrechamente relacionadas con la palabra, mientras que el uso de instrumentos en adelante estaría frecuentemente implícito en los primeros trazos de estas músicas. 

Sin embargo, en el caso de las demandas que la música vocal hacía de los instrumentos vinculados a su función, nunca le permitía a los intérpretes liberar su expresión, incluso pensando que ellos tenían un perfecto dominio de estos.

Lejos de haber tenido una pobre relación con la creación vocal, como muchos libros de historia de la música y trabajos musicológicos sobre el período medieval nos han hecho creer, los instrumentalistas de ese tiempo, no tuvieron que esperar hasta el Renacimiento para dar rienda suelta a su imaginación para conseguir un nivel extremamente alto de desarrollo y virtuosismo. 

Los intérpretes de la Edad Media tenían un gran placer al expresarse en un lenguaje compuesto de sonidos y ritmos, es decir en un lenguaje independiente de la palabra hablada  que era tanto funcional y completo, que les permitiera comunicar cada tipo de emoción. Muchas referencias literarias manifiestan que los intérpretes nunca perdían la ocasión de compartir su entusiasmo y sus descubrimientos.

La relación con la música vocal por lo tanto no debería esconder un aspecto fundamental de su desarrollo, el más fino entre todos los maestros de la improvisación. Muchos instrumentistas practicaban su arte en dos campos diferentes, estos eran la interpretación de la música la cual estaba escrita y preservada y la práctica de la improvisación heredada oralmente, por lo que hoy está pérdida. 

Nosotros no podemos ir tras ellos o transcribir sus improvisaciones, ni tampoco deberíamos insultar su memoria considerando sólo las pocas piezas recopiladas y transcritas aquí y allá por personas que conocieron por casualidad.

Esta grabación desea pagar un homenaje a estos creadores, con un registro de música instrumental relacionada con un pequeño ingenio mecánico, que es sorprendente por su virtuosismo y su poder de expresión, como lo fue el organeto, en la época de Francesco Landini (1325 – 1397) y que no siempre vivió a la sombra de su poderoso y más antiguo hermano, el órgano de iglesia. 

 

Radio Valentín Letelier es la emisora de la Universidad de Valparaíso.
Av. Errázuriz 1108, Valparaíso
32 250 7657