RVL modifica su programación en vivo

En línea con la política de la UV, la emisora privilegia el aislamiento social a través del trabajo remoto.

En línea con la política de la Universidad de Valparaíso de promover el aislamiento social a través del trabajo remoto debido al Covid-19, desde este lunes Radio Valentín Letelier, emisora de la casa de estudios, está transmitiendo en vivo su programa matinal “Café Negro” desde el hogar de cada uno de quienes son parte de este espacio radial.

“Café Negro” es un magazine radial que se transmite de 9 a 13 horas, en el que junto con una cuidada selección musical, su conductor y programador, Eduardo Drouillas, conversa con distintos panelistas e invitados, ahora todos por vía virtual, entre los que destacan especialistas de distintas disciplinas de la Universidad de Valparaíso.

A ello se suma, y en el marco de la nueva temporada de este programa, el reporte informativo que realiza en distintos momentos de la mañana la periodista Javiera Allendes, quien da cuenta de las principales novedades de la jornada en torno a las medidas que se adoptan en la Región y el país para hacer frente a la emergencia sanitaria.

El resto de los programas por ahora no se emitirán, por lo que en cada uno de los horarios Radio Valentín Letelier tendrá una parrilla musical ideal para acompañar a quienes están en sus domicilios y a quienes aún deben acudir a sus puestos de trabajo.

“Se trata de un esfuerzo técnico y humano que hemos concordado para proteger a nuestros funcionarios y funcionarias, asumiendo que de este modo también cada uno y cada una contribuye a disminuir los riesgos de nuevos contagios”, explica David Carrillo, director de Extensión y Comunicaciones de la UV y director responsable de RVL, quien destacó el esfuerzo Eduardo Drouillas, Javiera Allendes, Javier Moraga y Agustín Vásquez, quienes tienen a su cargo este programa.

Radio Valentín Letelier se puede escuchar a a través de sus señales 97.3 FM y 94 AM, y online en rvl.uv.cl.

Continuamos con la exploración del box set "Amor, Danzas y Músicas Festivas", editado por el sello belga Ricercar. En ésta oportunidad proseguimos con el volumen “Carmina Burana: Officium Lusorum”, grabado por la agrupación Millenarium el 2005.

La  semana pasada nos enfocamos en el registro de una selección de canciones, contenidas en el célebre códice del Carmina Burana. En esta ocasión nos adentraremos en una misa paródica contenida en él: el Officium Lusorum o  “Misa de los Jugadores”, también llamada “Misa de los Tontos”.

Esta reconstrucción nos presenta la compleja realidad de la Edad Media, la que desde una mirada racionalista ha sido simplificada y caricaturizada, como tiempos de barbarie e ignorancia. En efecto, el Officium Lusorum, nos presenta las luces y sombras contenidas en la mentalidad de sus autores, los goliardos, así como las relaciones dentro de la curia entre clérigos, estudiantes y maestros.

De esta forma, los goliardos eran hombres de Dios y la Iglesia, al mismo tiempo que eran grandes pecadores ante el Creador. Esto les ganó el desapruebo de Pierre Abelard, quien condenó los excesos de sus pupilos y discípulos, protestando también contra las ceremonias litúrgicas que llegaron a constituir la “Misa de los Tontos”.

Para recrear en el siglo XXI este rito, se han utilizado varias piezas de evidencia litúrgica, musical e histórica, las que fueron estudiadas por el Abad Villetard, el profesor Wulf Arlt, René Clemencic, y más recientemente por Pierre Emmanuel Guilleray. Junto  a esto Millenarium ha trazado las relaciones entre el gran preservador del canto gregoriano Pierre Abelard, las prácticas paganas toleradas por la iglesia y los goliardos con el uso de la técnica de la parodia en su poesía.

Así, en tiempos antiguos, los 12 días finales del año, correspondían a un período fuera de la medición del tiempo. Ellos representaban la brecha entre el calendario solar de 365 días y el lunar de 354. Estos 12 días, con sus correspondientes noches, correspondían a un  tiempo de vacío y de incertidumbre en el cual el mundo de los vivos podía comunicarse con el de los muertos. Estas jornadas tenían un significado especial para los celtas, mientras que en Roma, se celebraban las festividades saturnalias, en donde los esclavos pasaban a ser amos y los amos obedecían a sus esclavos.

Durante la Edad Media, en el período comprendido entre la Navidad y Epifanía, se celebraban variados festivales en las grandes ciudades del norte y oeste de Francia. Estos eran, la fiesta de los diáconos, el 26 de diciembre (San Esteban), la fiesta de los subdiáconos, el 27 (San Juan) y la fiesta del coro de niños el 28 (Santos Inocentes). La “Secuencia del Burro” se cantaba el 26 y la del Buey, el 27, en donde era elegido el “Obispo” o el “Arsobispo de los tontos”.

Entonces todos los clérigos se presentaban en la misa, algunos vestidos de mujeres y otros de bufones. La gente comía y jugaba a los dados, junto a altar y al sacerdote que oficiaba la liturgia. Y es que en esos tiempos, la parodia, la sátira, la mofa, el juego, y la trasgresión de las leyes, las reglas y los roles, eran más o menos tolerados por la Iglesia. 

 

Conciertos

Más conciertos

Radio Valentín Letelier es la emisora de la Universidad de Valparaíso.
Av. Errázuriz 1108, Valparaíso
32 250 7657