RVL modifica su programación en vivo

En línea con la política de la UV, la emisora privilegia el aislamiento social a través del trabajo remoto.

En línea con la política de la Universidad de Valparaíso de promover el aislamiento social a través del trabajo remoto debido al Covid-19, desde este lunes Radio Valentín Letelier, emisora de la casa de estudios, está transmitiendo en vivo su programa matinal “Café Negro” desde el hogar de cada uno de quienes son parte de este espacio radial.

“Café Negro” es un magazine radial que se transmite de 9 a 13 horas, en el que junto con una cuidada selección musical, su conductor y programador, Eduardo Drouillas, conversa con distintos panelistas e invitados, ahora todos por vía virtual, entre los que destacan especialistas de distintas disciplinas de la Universidad de Valparaíso.

A ello se suma, y en el marco de la nueva temporada de este programa, el reporte informativo que realiza en distintos momentos de la mañana la periodista Javiera Allendes, quien da cuenta de las principales novedades de la jornada en torno a las medidas que se adoptan en la Región y el país para hacer frente a la emergencia sanitaria.

El resto de los programas por ahora no se emitirán, por lo que en cada uno de los horarios Radio Valentín Letelier tendrá una parrilla musical ideal para acompañar a quienes están en sus domicilios y a quienes aún deben acudir a sus puestos de trabajo.

“Se trata de un esfuerzo técnico y humano que hemos concordado para proteger a nuestros funcionarios y funcionarias, asumiendo que de este modo también cada uno y cada una contribuye a disminuir los riesgos de nuevos contagios”, explica David Carrillo, director de Extensión y Comunicaciones de la UV y director responsable de RVL, quien destacó el esfuerzo Eduardo Drouillas, Javiera Allendes, Javier Moraga y Agustín Vásquez, quienes tienen a su cargo este programa.

Radio Valentín Letelier se puede escuchar a a través de sus señales 97.3 FM y 94 AM, y online en rvl.uv.cl.

El día viernes 8 de marzo de 2019, se realizó la marcha más multitudinaria que hemos tenido desde la vuelta a la democracia. En 50 ciudades en todo el país, miles de mujeres se movilizaron para protestar contra las precarias condiciones vivimos las chilenas.

La antesala para activar la marcha comenzó con la maravillosa acción denominada Súper Lunes Feminista, realizada por el grupo autoconvocado Coordinadora 8 de Marzo, cambiando el nombre de las estaciones de Metro en la ciudad de Santiago por el nombre de significativas mujeres que cambiaron la historia de Chile.

Sin lugar a duda, la multitudinaria marcha puso en jaque las negativas del actual gobierno para tratar de frenar la participación de las mujeres en la Huelga y Marcha Feminista. Durante la semana no sólo la ministra de la Mujer, Isabel Plá, sino también la vocera de Gobierno y el propio Presidente Piñera, llamaron a evitar que las mujeres se sumaran a la huelga, ya que esto iba en contra precisamente de la Agenda Mujer, que está haciendo fuertes intentos incorporar a las mujeres al mercado del trabajo.

Se han hecho lecturas bastante erradas respecto del movimiento feminista. Por una parte, el rector Carlos Peña, de la Universidad Diego Portales, intentó instalar un eje izquierda y derecha en la discusión, explicando las diferencias entre un feminismo y otro; a pesar de haber hecho el intento, la discusión no pasa por ese eje. Asimismo, las declaraciones de la presidenta del partido Unión Demócrata Independiente, Jacqueline van Rysselberghe, que aclara sus declaraciones en el diario La Segunda a través de un twit: “Ser feminista significa defender los derechos, dignidad de toda mujer eliminando todo tipo de discriminación y violencia hacia ella. Esto incluye a la mujer que está por nacer. Reitero, por eso me declaro profundamente feminista”.

Las declaraciones de la ministra Plá, así como también del propio Presidente luego de la marcha, alabando su convocatoria, se sitúan como uno de los grandes desaciertos, y vaya que han sido recurrentes en los dos últimos meses, incluyendo el bochorno de la frontera colombo-venezolana, ya que ante su negativa de respaldar la marcha, luego aparecen —como se conoce vulgarmente— subiéndose al carro de la victoria. Situación que fue muy mal vista no sólo por las organizadoras del evento, sino por prácticamente toda la opinión pública.

El 8M sitúa muchos desafíos al Movimiento Feminista, los cuales consisten en delimitar cuáles serían los espacios de su acción, ya que si bien, el feminismo no puede ser visto desde el eje Izquierda- Derecha, tampoco puede permitirse declaraciones como las de Jacqueline van Rysselbergue, que van justamente en contra de lo que el feminismo plantea, que es la autonomía del cuerpo de las mujeres. Asimismo, el movimiento tendrá que decidir qué hacer con la demanda y cómo politizarla. A diferencia de lo que opina todo el mundo, sobre todo esta gente desinformada tipo concejal de Ñuñoa Julio Martínez, el feminismo es político, y las mujeres en Chile, a pesar de los avances, aún seguimos viviendo una situación de secundaridad, todavía estamos subrepresentadas en el poder político (21 por ciento de mujeres en el Congreso Nacional, 45 por ciento de mujeres en el mercado del trabajo, 30 por ciento de ministras, 11 por ciento de alcaldesas). Aún matan a las mujeres, aún penalizan la interrupción voluntaria del embarazo, todavía vivimos una brecha salarial de un 23 por ciento. Las políticas públicas no se hacen solas, las definiciones de las prioridades políticas de los gobiernos, tampoco; se requiere de mujeres que decidan tomar el poder político para cambiarlo, por lo que será necesario entonces discutir las acciones que vienen para que esta ola feminista se transforme en un tsunami, y que logre cambiar la geografía política, económica, social y cultural de nuestro país.

por Javiera Arce

fotografía de Matías Salazar

Conciertos

Más conciertos

Radio Valentín Letelier es la emisora de la Universidad de Valparaíso.
Av. Errázuriz 1108, Valparaíso
32 250 7657