Hora Crítica

Las decisiones políticas inciden de manera fundamental en la vida de los ciudadanos, por lo que no pueden ser de incumbencia solo de quienes se dedican a esta actividad. Por ello, la información, discusión y análisis de los temas políticos debe ocupar un lugar central en la vida de las personas, pues de ese modo es posible exigir a quienes ejercen cargos públicos y de representación popular que actúen en consecuencia, representando de manera adecuada a quienes les eligieron.

Por ello, en Hora Crítica de Radio Valentín Letelier de la Universidad de Valparaíso buscamos contribuir al necesario debate sobre los temas de la contingencia nacional, a través del análisis de los distintos puntos de vista que cruzan la discusión política en nuestro país.

SINTONIZA

Viernes 13:30 a 15:00


David Carrillo
Conductor

Chile corrupto y codicioso

La codicia y la corrupción parecen haber calado de manera profunda en nuestra sociedad. Todo indica que por mucho tiempo hubo una ceguera generalizada, provocada por ese canto de sirena llamado desarrollo que parecía justificar todo, hasta que La Polar nos dio la primera alerta de un problema profundo, que amenaza con socavar nuestro siempre elogiado sistema.

Así, desde que explotara aquel caso, cada día parece quedar más en evidencia que la codicia es un germen que se ha expandido con rapidez, desembocando en bullados casos que dan cuenta de un nivel de corrupción importante, a partir de una insana relación entre el mundo público y privado. 

El conocimiento que de ello tenemos se debe, en parte, al trabajo periodístico, que pareciera ser un pilar importante en esto. Sin embargo, el espectáculo en que selectivamente se transforman algunos casos permite poner en duda el rol que juega el periodismo en estas tramas. 

Ejemplo de ello es la cobertura -o más bien show mediático- que observamos ayer, a propósito de la llegada al país del personaje llamado Rafael Garay, que no es otra cosa que un delincuente disfrazado de caballero, que se apropió del dinero de decenas de personas que, movidas también por la codicia, creyeron que podían hacer el negocio de su vida.

Sin embargo, este espectáculo noticioso, que mueve a corresponsales y enviados especiales por el mundo, resulta paradójico cuando en el mismo Santiago se mueven muchos otros delincuentes de cuello y corbata -y cuando no de uniforme-, a los que ningún periodista o equipo de prensa espera a la salida de sus casas, hace seguimientos o sorprende durante algún viaje. Y eso que aquellos que están desfalcando al Estado –ya sea por robo o impuestos- tienen como víctima no a un par de ambiciosos que cayeron en las manos de un oportunista, sino que a todos los chilenos. O sea, a usted y a nosotros.

Si la corrupción y el delito económico de verdad importan a la prensa, entonces empresarios, militares, carabineros y políticos (no todos por supuesto) deberían ocupar parte importante de la crónica policial (de diarios, canales y radio). Sin embargo, los señores Garay o los ladrones de autos tiene más minutos y centímetros, y muchos parecen no inquietarse por aquello. Qué medio ha estado a la caza de los dueños de Penta o pidiendo explicaciones (de verdad, no como las que se reprodujeron en la prensa estos días) a los parlamentarios en ejercicio cuestionados por este caso. Es de esperar que la Fiscalía, como recordamos en este espacio la semana pasada, sea capaz de hacer frente al desafío que supone perseguirlos y, así, podamos ver en televisión a los grandes delincuentes.

 

Radio Valentín Letelier es la emisora de la Universidad de Valparaíso.
Av. Errázuriz 1108, Valparaíso
32 250 7657